Después de las diferentes opiniones vertidas sobre el homenaje a los caídos encuadrado en la jura de bandera para civiles que se celebró el pasado sábado en Dos Torres, esta tarde ha sido el equipo de gobierno del Ayuntamiento usía el que ha salido al paso y dado las pertinentes explicaciones. No ha variado mucho la línea de esas explicaciones de lo que ya dijo el alcalde, Manuel Torres, en sus redes sociales, por lo que fundamentalmente se ha remitido a que la cruz, en cuya inscripción se puede leer “Señor, gloria a los que cayeron por tu honor y la grandeza de España”, está en unos terrenos que no pertenecen al Ayuntamiento de la localidad sino al Obispado.

En este sentido, Torres ha esgrimido que no es al Consistorio al que le corresponde quitar una inscripción que volvió a tildar de “neutra” como “se entendió en su día”. El primer edil ha hecho un recorrido por todos los hechos y se ha centrado en las obras de remodelación de la Plaza de la Villa en 2010 donde este tema ya salió a la luz y donde la Consejería de Cultura, según ha explicado, “no dijo nada e incluso en el proyecto se incluyen las mediciones, el presupuesto y la intervención en el revestimiento del pódium de la cruz de los caídos dejando todos los componentes que la componían”, por lo que ha apuntado que “no vulneramos ninguna ley”, ya que la Ley de Memoria Histórica data de 2007.

Bajo esta argumentación, el alcalde ha respondido al escrito que se ha recibido en el Ayuntamiento por parte de la Dirección General de Memoria Democrática de la Consejería de Cultura de la Junta en el que se insta al Ayuntamiento a retirar la inscripción de la Cruz de los Caídos por “vulnerar los principios que rigen” la Ley de Memoria Histórica y la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía. Un escrito que recibirá la respuesta del Ayuntamiento que se respaldará en que “tendrán que dirigirse al Obispado porque nosotros no podemos hacer nada porque los terrenos no son nuestros”. Zanjando la polémica, Torres también ha explicado que el acto estuvo supervisado y nadie puso ni cuestionó en ningún momento que el homenaje se realizase en ese lugar.

Por todo ello, el alcalde de Dos Torres ha calificado la polémica de “intencionado” y ha asegurado que “nos han hecho mucho daño, a un pueblo que es referente por cuestiones de cultura, de juventud o de infancia”. En este punto, Torres ha asegurado que ni tan siquiera los ediles del PSOE de la corporación municipal le dijeron algo tras la realización del citado homenaje y por eso ha apuntado que “la gente tendrá en cuenta quién se ha querido sumar al carro de la infamia”. La comparecencia de prensa ha terminado entre las lágrimas del propio alcalde y también de algunos concejales de su equipo de gobierno.