El pleno del Ayuntamiento de Pozoblanco correspondiente al mes de noviembre se solventó con rapidez en su orden del día ya que tan sólo hubo dos puntos que planteaban algo de debate. El ciclo integral del agua volvió a ser protagonista y también las posiciones que respecto a este tema tienen los diferentes grupos políticos. No obstante, el punto que se trató aludió a la aprobación definitiva del anteproyecto de inversiones que se realizarían en un futuro y que ya había sido aprobado de manera provisional en el mes de septiembre. Los grupos del equipo de gobierno, PP y Pe+, votaron a favor a lo que hubo que sumar el voto de CDeI, que todavía no ha recuperado su representación numérica tras la renuncia de Antonio López. Por contra, el PSOE optó por la abstención ante la falta de un informe de necesidades y Cambiemos Pozoblanco-IU se inclinó por el voto en contra ya que defiende una gestión municipal.

Como cada vez que se trata esta temática se puso sobre la mesa la cuestión de privatizar los aspectos relacionados con la gestión del agua o asumir una gestión directa desde el Ayuntamiento. Esta última postura sigue siendo defendida por IU y parece que CDeI empieza a platear también esta cuestión, según lo expuesto por su portavoz, Benito García. El modelo de gestión público, sin embargo, encuentra la oposición de un equipo de gobierno que sigue apostando por la cesión de la gestión, aunque en la sesión plenaria ese no era el debate en cuestión. Lo que sí se pidió es un debate teniendo en cuenta aspectos como los años de concesión, que se establece en 25 años, a la hora de abordar esta cuestión de manera definitiva.

El otro punto del día que necesitó del acuerdo de los corporativos fue una modificación de crédito cercana a los 90.000 euros y que recordó a una situación vivida el año pasado ya que uno de los suplementos de crédito afecta a la partida de festejos ampliándose en algo más de 15.000 euros. Motivo para que el PSOE votara en contra y CDeI y Cambiamos se abstuvieran pidiendo mayores explicaciones y un ajuste a las cuentas y partidas que se planifican en los presupuestos. Por su parte, el concejal del ramo, Eduardo Lucena, defendió su gestión apuntando que “los actos que se realizan tiene repercusión en las empresas de Pozoblanco”.