“La mesa de desarrollo local es el mayor fracaso de la legislatura pasada”, con esa afirmación el alcalde de Pozoblanco, Emiliano Pozuelo, vino a cerrar el enésimo no que le brindó al PSOE cuando propuso a través de una moción la convocatoria de esta herramienta, algo que viene defendiendo desde hace algunos meses. Fue el punto más interesante de la noche después del presupuesto porque el equipo de gobierno iba a dar las primeras explicaciones oficiales de su reiterada negación a convocar una mesa que le viene solicitando parte de la oposición, el lunes lo apoyaron los tres grupos, y también los representantes de los empresarios pozoalbenses.

Utilizó dos argumentos el alcalde para rechazar la moción socialista, por un lado que existen otros foros señalando las mesas sectoriales y la comisión de Desarrollo y por otra parte la ya mencionada, el fracaso de una herramienta que fue convocada durante la legislatura pasada tan sólo tres veces. Respecto a la primera afirmación, los grupos de la oposición le recordaron al primer edil que en las mesas sectoriales poco espacio hay para el debate y con respecto a la segunda, igual fue una exageración de Pozuelo porque creo que nadie tiene dudas de que el mayor fracaso de la legislatura pasada fue lo que la sustentó, el acuerdo de gobierno entre PSOE y CDeI.

Pero entrando en materia, lo cierto que es complicado de entender que el equipo de gobierno que apuesta por la participación niegue esa convocatoria que ha sido demandada por varias vías. Y sorprende porque parece que el equipo de gobierno quiere eludir un matiz, los representantes de los empresarios no quieren reunirse tan sólo con los gestores del Consistorio pozoalbense, sino que quieren abrir el abanico y el debate a todos los grupos. Quizás ahí y al malestar entre ambas partes tras lo sucedido esta Navidad con el escrito solicitando esa reunión y las posteriores entradas en redes sociales y declaraciones estén los argumentos de esa negativa.

Se diluyó así un pleno que a pesar de llevar en su orden del día un documento tan importante como el de presupuestos no pasará a la historia por la altura de sus defensores y detractores porque el nivel, en líneas generales, estuvo ramplón. Eso sí, el apartado de ruegos y preguntas vino a dejarnos temas ya viejos en el Ayuntamiento pozoalbense como los problemas con el servicio de la limpieza con una de las empresas pensando en renunciar al mismo; hubo tiempo para seguir pidiendo cuentas que se eternizan o para ver nuevos enfrentamientos entre Emiliano Pozuelo y Auxiliadora Pozuelo y Santiago Cabello y la portavoz socialista. Poco más.