Un policía local de Pozoblanco sufrió en el día de ayer una agresión tras mediar en una pelea que se saldó con el agente perdiendo parte de una oreja que le fue arrancada de un mordisco por parte de una de las personas que protagonizó los altercados. 

Los hechos tuvieron lugar pasadas las dos y media de la madrugadas cuando cuatro personas comenzaron a protagonizar fuertes altercados en un bar de copas situado en la Avenida Villanueva de Córdoba. El propietario del local, según fuentes consultadas por este periódico, alertó a los agentes que se personaron pocos minutos después. 

Una vez allí, uno de los agentes intentó parar la pelea sufriendo agresiones lo que llevó al otro agente a intervenir, según esas mismas fuentes han detallado a este periódico. Fue entonces cuando, entre los golpes recibidos, el agente sufrió el mordisco con el que le arrancaron parte de la oreja, siendo finalmente trasladado al Hospital Reina Sofía donde se le realizará la operación de reconstrucción. El otro agente, aunque sufrió golpes, se encuentra en buen estado. 

La pelea finalizó con la intervención de otros dos agentes de la Policía Local, que consiguieron reducir a las personas que iniciaron la pelea y agredieron a los primeros agentes de policía, según ha podido saber este periódico, y detuvieron a dos de ellos. El agente herido fue trasladado en un primer momento por un ciudadano al Hospital Comarcal Valle de Los Pedroches y posteriormente, por sus propios compañeros, al Reina Sofía de Córdoba.