Ciudadanos de Pozoblanco se sumaron ayer a la convocatoria de la Asociación de Mujeres Ventana Abierta por el caso de “la manada de Manresa” y en apoyo a la chica que fue presuntamente violada en grupo en esta ciudad catalana en 2016, año en el que la víctima tenía 14 años. Una convocatoria que el movimiento feminista llevó a cabo en otras ciudades y localidades de España. 

La convocatoria se realizó bajo el lema “Únete contra la jauría” llevándose concentraciones ante numerosos ayuntamientos del país para rechazar la calificación de abuso sexual que sostiene la Fiscalía y reclamar que los acusados sean juzgados por violación múltiple. Un caso que recuerda al ocurrido en Pamplona y que ya ha sido juzgado, teniendo además cuatro de los cinco condenados el juicio pendiente por el caso de Pozoblanco. 

“Levantamos nuestra voz de protesta y denuncia contra la petición de la Fiscalía que ve abuso donde claramente hay violación en grupo”, arrancó un manifiesto que también alegó que “la justicia patriarcal considera que hubo abuso y no violación porque la criatura de 14 años no se defendió”. “Una vez más el machismo juzga a las mujeres, no a los agresores”, se pudo escuchar. 

Además, se alzó la voz contra la exigencia a las víctimas de demostrar con evidencias físicas las agresiones sexuales y que se ponga el foco sobre la resistencia o no de las víctimas destacando la muerte de mujeres a manos de sus agresores cuando lucharon por no ser agredidas. “Si hay justicia patriarcal, respuesta feminista habrá”, cerró el manifiesto.