Sólo el 27 por ciento del personal de enfermería, matronas y fisioterapeutas serán sustituidos en los centros hospitalarios y de atención primaria de la provincia de Córdoba, según informa el sindicato de enfermería Satse. Para el sindicato, la previsiones realizadas desvelan “datos preocupantes pues evidencia que cada cien profesionales que se van de vacaciones tan sólo se prevé la contratación de 27 para su sustitución, es decir, que “los 73 restantes no contarán con sustituto para su puesto de trabajo asistencial”. 

Estos datos globales a nivel provincial son detallados por centros destacando el sindicato que en el Hospital Valle de Los Pedroches “sólo se realizarán contrataciones para el 27 por ciento lo que supone un 8 por ciento menos que en 2017″. En cuanto a los distritos de Atención Primaria del Área Norte las sustituciones se quedarán en el 25 por ciento, según los datos aportados por el sindicato que indica que las matronas de Atención Primaria no serán sustituidas, al igual que los fisioterapeutas de los centros de salud. 

“Esta situación llena de precariedad y riesgo para los pacientes en la sanidad cordobesa, provocará la destrucción de más de 600 contratos en solo unos meses, lo cual deja al descubierto las mentiras de la Junta de Andalucía, cuando reiteradamente afirma sin pudor que sus recortes no destruirían  empleo ni generarían inestabilidad laboral, la realidad evidencia justamente lo contrario”, alude el sindicato. 

Satse finaliza apuntando que desde el sindicato “no se comparte que la oportunidad que ofrece el periodo vacacional en los centros sanitarios para posibilitar empleo y dar cierta estabilidad familiar y económica a cientos de familias se desprecie basándose para ello en meros parámetros economicistas, alejados de la calidad asistencial, así como del bienestar y garantía profesional y laboral de los profesionales. Utilizando la Sanidad Pública y con ello a los pacientes y profesionales para sanear los agujeros contables de otros, mientras se mantienen situaciones inaceptables y despreciables dentro de la propia Administración Pública”.