Las denuncias por los recortes en materia sanitaria que suelen aparecer durante los meses de verano no se han hecho esperar y el sindicato profesional de enfermería, Satse-Córdoba, vuelve a denunciar “déficit asistencial” en el Hospital Valle de Los Pedroches de Pozoblanco a consecuencia de estos recortes. Según el sindicato, la disminución de profesionales, sobre todo enfermeros y auxiliares de enfermería, unido al “cierre de camas en las plantas de hospitalización de adultos -Unidad de Medicina Interna y Cirugía-, el centro se encuentra “colapsado” ya que la ocupación ronda el cien por cien de las camas disponibles en estas unidades.

Según Satse, esta situación “está provocando una sobrecarga asistencial en las unidades de hospitalización de adultos como consecuencia del escaso número de profesionales de enfermería que deben atender a los pacientes ingresados en las mismas”. El sindicato relata una situación donde “los quince pacientes ingresados en la tercera planta de Medicina Interna son atendidos en el turno de tardes y noches por una única enfermera y una auxiliar de enfermería” lo que a su juicio es “una temeridad” por tratarse de pacientes con un “alto grado de dependencia” y que requieren una gran cantidad de cuidados.

En la nota emitida, Satse prosigue asegurando que “esta situación de déficit asistencial también afecta a la otra Unidad de Medicina Interna (segunda planta del hospital), en la que no se ha producido restricciones de camas, pero sí se ha disminuido la dotación de personal, además de asignarle pacientes de otras especialidades médicas con tratamientos complicados que requieren una gran atención y cuidados como son citostáticos. Se da el caso que se están citando a estos pacientes para ser ingresados por la tarde en esta unidad para recibir el tratamiento, lo que provoca que sean dados de alta pasadas las doce de la noche. De forma habitual estos pacientes son ingresados en el Hospital de Día donde reciben el tratamiento en el turno de mañana, pero por las restricciones del verano les obligan a ingresar por la tarde”. Así las cosas, el sindicato cataloga de “materialmente imposible” atender con “unas mínimas garantías” a los casi treinta pacientes ingresados con dos enfermeras en los turnos de tardes y noches que se “ven desbordadas por la presión asistencial y la sobrecarga de trabajo”.

En este sentido, Satse recuerda que las recomendaciones del Ministerio de Salud para garantizar la calidad asistencial a la hora de dotar de personal a las plantas de hospitalización de adultos con estas características, es como máximo de diez pacientes por enfermera, lo que supone que en el hospital de Pozoblanco se está superando esta cifra en un 50 por ciento con lo que se pone en riesgo la seguridad de los pacientes. Por lo que considera la situación de “inaceptable, temeraria y una irresponsabilidad”.