La supresión de unidades en los centros escolares de la provincia de Córdoba golpea de lleno a la comarca de Los Pedroches con la reducción en varios centros. El pasado 23 de agosto, la Junta de Andalucía hacía públicas tanto la creación de líneas y unidades como la supresión de las mismas encontrándose que en la comarca la situación respecto al curso 2018/2019 variará en 9 pueblos con 3 unidades creadas y 11 unidades educativas suprimidas que afectarán a los colegios Sor Felipa de la Cruz de Belalcázar; Federico García Lorca de Conquista; Inmaculada de Hinojosa del Duque; Simón Obejo y Valera de Pedroche; Virgen de Luna de Pozoblanco; Maestro Rogelio Fernández de Villanueva del Duque; Maestro Juan Hidalgo de Cardeña y Moreno de Pedrajas de Villanueva de Córdoba. 

La situación más compleja se circunscribe a este último centro educativo, el Moreno de Pedrajas de Villanueva de Córdoba, que vive desde hace cinco años una situación continua de incertidumbre y desasosiego ante un cierre que llegará muy pronto. En 2014, la Junta de Andalucía decidió suprimir la unidad de infantil de 3 años por lo que la imposibilidad de matricularse en el primer curso llevó a padres y madres a vislumbrar unas intenciones que poco más tarde se confirmarían, es decir, el cierre del centro. Los argumentos esgrimidos por aquel entonces siguen sin convencer en la actualidad ya que aludían a la baja natalidad y a la falta de niños, sin embargo, en aquel curso académico hasta 19 familias inscribieron a sus hijos de manera simbólica en dicho centro escolar. La situación llevó a manifestaciones, concentraciones, protestas y reuniones que han acabado cinco años después con un cierre a la vuelta de la esquina y con un curso escolar con tan sólo 14 alumnos repartidos en una línea de 4º de Primera y una mixta de 5º y 6º de Primaria, todo en un centro que ha llegado a tener un alumnado que ascendía a los 250 matriculados. 

La directora del centro, Ana Torralbo, explica a hoyaldia.com que “vamos a seguir peleando porque hay gente que quiere que el centro se reflote desde el inicio, tenemos un buen centro escolar, las estadísticas demuestran que nuestros alumnos tienen una buena preparación con las notas que obtienen en sus estudios de secundaria y vamos a seguir luchando”. Torralbo apunta también a que la situación de unidades mixtas es algo extendido en la comarca de Los Pedroches, es decir, niños y niñas de diferentes cursos reagrupados en una misma clase y defiende algo más de sensibilidad ante la situación que se vive en las zonas rurales. 

Por esa misma línea, la de seguir presentando batalla, se mueve una de las madres afectadas, Cati Escribano, que no entiende como “un centro que siempre ha tenido muchas solicitudes de matriculación, que está en el centro del pueblo y es uno de los más demandados puede ser cerrado”. Escribano defiende que los intereses de la Administración pueden ir encaminados a dar “otra uso o rentabilidad al edificio” al encontrarse precisamente en el centro del núcleo urbano. “La situación que hemos vivido estos años es inaudita, con hermanos sin poder ir al mismo centro educativo. Todo se remonta al año 2014 porque si se estipula que se cierra la unidad de 3 años, evidentemente, los padres no van a matricular a sus hijos en un colegio destinado al cierre. Lo hicieron en silencio y ahora nos han dado la puntilla definitiva, llevamos tres años sin que ningún delegado se reúna con nosotros”, apunta Escribano. 

La denuncia de la situación va más allá porque esconde la “impotencia” que surge ante situaciones que “no se entienden”. “Somos algo más que números y es algo que la Administración, esta y la de antes, debería tener en cuenta. No puede ser que nos llenemos la boca con la ‘España Vaciada’ y luego ocurra lo que está ocurriendo en muchos municipios de Los Pedroches”, explica Cati Escribano que sigue reflexionando indicando que “estamos en una zona rural por decisión nuestra, por qué los niños de Conquista tienen menos derecho a estudiar en su pueblo que los de otro municipio”. “El cierre de un centro educativo implica mucho para un municipio, vale que hay otros tres centros, pero por qué se toman estas decisiones de manera arbitraria”, sentencia. 

Situaciones similares

Los padres y madres del Moreno de Pedrajas no son los únicos que han mostrado su malestar con las decisiones tomadas por la Administración en los últimos años. Quejas ante la pérdida de profesorado se han registrado también en el CEIP Nicolás del Valle de Villaralto o en el CEIP Virgen de las Cruces y sin ir más lejos el año pasado las firmas se centraron para que no se unificasen dos líneas en colegio Virgen de la Peña de Añora que no cumplía la ratio por tan sólo un alumno.