• Problemas con los transfers impedirán al técnico local contar hasta con cinco internacionales

 

Se respira mucha ilusión en el entorno al Pozoalbense Femenino ante un estreno liguero que el equipo espera y tiene a la vuelta de la esquina. El domingo (11:30 horas) el Municipal de Pozoblanco abrirá sus puertas para que el equipo dirigido por Manuel Fernández arranque su aventura en la Liga Reto Iberdrola y lo hará ante al Collerense. El técnico asegura que “en 12 años estoy más ilusionado que nunca, algo ansioso, aunque sumamente contento con el bloque que hemos creado”. Tanto que es así que dice estar “súper seguro de que vamos a dar muchas tardes de gloria”.

De momento, en el debut liguero el Pozoalbense verá mermado su bloque ya que de momento el club tan sólo ha podido inscribir a 14 jugadoras por lo que habrá que esperar para ver el proyecto al completo. Así las cosas, Fernández no podrá disponer de varias internacionales como son las panameñas Yomira Pizón y Karla Paloma Riley, la americana Tuttle Jordan, la rumana Olivia María Oprea y la portuguesa Margarida Salvado de Sousa. Además, tampoco será de la partida Elizaveta Danilova, una jugadora rusa con la que club habría alcanzado un acuerdo pero que aún queda pendiente de resolver el tema de sus papeles para poder viajar y jugar en el equipo pozoalbense. 

Aunque el entrenador esperaba que en las últimas horas se pudieran resolver los diferentes problemas, lo cierto es que finalmente no se han salvado los escollos burocráticos. “Hay una poca de incertidumbre, pero se necesita tiempo y vamos atrasados”, explicaba Fernández el pasado jueves. Con todo, la ilusión sigue intacta para recibir a un rival al que “no hemos tenido mucha oportunidad de ver, sabemos que es muy fuerte como local porque juega en un campo de dimensiones reducidas y creo que puede sufrir en nuestro campo. Queremos jugar con mucha rapidez para contrarrestar su juego”. 

El técnico tiene claro que “la primera jornada de liga está abierta, es una liga muy ilusionante y creo que no podemos pensar que hay rival fácil, tenemos que ser un equipo agresivo en casa y no bajar nunca los brazos porque aquí tenemos que sacar los puntos sí o sí”. Seguro del bloque conformado para afrontar la Reto Iberdrola, Fernández también tiene claro que su equipo ha ido de “menos a más” durante una pretemporada que “ha sido muy exigente”. Destaca la “conexión” creada en el grupo a pesar del gran número de incorporaciones, algo que espera que tenga su reflejo en los partidos oficiales que el equipo tiene por delante a partir del domingo.