Nueva oportunidad la que tiene el domingo el Pozoblanco para conseguir su primera victoria en su retorno a Tercera División, algo que intentará conseguir frente a un Coria que de momento tan sólo ha disputado un partido que solventó con victoria ante el Rota (4-0). El conjunto sevillano llega al partido contra los de Javier de la Torre tras disfrutar de una jornada de descanso el fin de semana pasado cuando le hubiera correspondido jugar contra el Écija. 

El duelo entre ambos es todo un clásico, las estadísticas reflejan que es el equipo al que más veces se ha enfrentado el Club Deportivo Pozoblanco con una treinta de enfrentamientos acumulados. Esas mismas estadísticas determinan que en las últimas cinco veces que se vieron las caras, los blanquillos no consiguieron sumar algo que no preocupa al técnico del Pozoblanco dispuesto a romper esa racha negativa.

Para ello, su equipo tendrá que hacer frente a un Coria que “saca muy bien jugado el balón, toma muchas responsabilidades, tiene a jugadores en la banda muy rápidos y un delantero que trabaja mucho con los centrales contrarios”, explicó Javier de la Torre. La clave para el técnico es cambiar radicalmente el juego que su equipo hizo ante el Ciudad de Lucena y eso pasa por “tener algo más la pelota, porque a un equipo que suele manejarla bien si se la quitas, sufre”. 

Además de tener algo más la posesión del balón, el Pozoblanco tendrá que hacer algo que en los dos partidos anteriores no ha conseguido, ver portería. A este respecto, el técnico repartió responsabilidad al apuntar que “el tema de meter goles es como el de encajarlos, considero que es cosa del grupo, no sólo de los delanteros, como cuando nos meten un gol no sólo es de la defensa”. “Es cierto que no hemos metido goles, pero es un dato que esperamos romper lo antes posible y para ello tenemos que ser más ofensivos, tener más descaro y arriesgar”, señaló de la Torre que concretó que “eso lo tienen que hacer los futbolistas, no quiero echar balones fuera, pero son ellos los que tienen que tomar ciertas responsabilidades”. 

Con todo, el técnico no quiere que su equipo sea preso del nerviosismo propio de quien quiere conseguir su primera victoria y aboga por “seguir trabajando y estar tranquilo”. “Éramos conscientes cuando vimos el calendario que teníamos cuatro jornadas muy complicadas, sin desmerecer al resto de equipos, pero es la verdad. Tenemos que sacar los máximos puntos posibles en este tramo y luego afrontar las siguientes jornadas con algo de colchón”, reflejó. 

Altas y bajas

Para conseguir el objetivo de sumar sus tres primeros puntos, el Pozoblanco tendrá que hacer frente de nuevo a las bajas, algo que le persigue desde la primera jornada de liga. Migue Márquez sigue sin completar su recuperación, mientras que Elu volverá a ser baja tras confirmarse una rotura de fibras, misma lesión que parece tener Ito. En el capítulo de altas parece que todo apunta a que Santacruz será de la partida tras una semana normalizada de entrenamientos.