El Partido Popular sigue con en plena precampaña de cara a las elecciones autonómicas del 2 de diciembre l0 que le ha llevado a mantener en estos días un encuentro con representantes del sector ganadero de la comarca de Los Pedroches. Una reunión en la que los políticos populares destacaron “los incumplimientos” relativos a la red secundaria con la presa de La Colada. Así, el presidente de PP cordobés, Adolfo Molina, advirtió tras el encuentro que el problema del agua todavía planea sobre el sector “ya que no se están tomando medidas para resolver la situación de forma definitiva y mejorar el abastecimiento”.

El también parlamentario andaluz recordó “los incumplimientos de más de una década que la Junta ha protagonizado en cuanto a la construcción de la red secundaria del pantano de La Colada. Dicha inversión consiste en conectar dicho embalse con el de Sierra Boyera, de tal modo que desde allí se pueda proceder a distribuir el agua entre los municipios y las explotaciones agropecuarias. La realidad sin embargo es que esta iniciativa, que prometió el PSOE en 2006 con un plazo de ejecución de dos años, nunca ha llegado siquiera a realizarse a pesar de que hace 12 años de ello y los anuncios al respecto se han ido sucediendo en los medios de comunicación y en las campañas electorales”.

El alcalde de Pozoblanco y presidente del PP en la localidad, Santiago Cabello, también se refirió por su parte a los problemas que padecen los ganaderos y agricultores de la comarca catalogando las acciones a esta problemática del agua como “política de parches”, con ocurrencias que nada solucionan como el anuncio de recuperar 47 pozos de agua cerrados desde 1999. Cabello reclamó la necesidad de que se apueste de una vez por todas por la conexión de La Colada con Sierra Boyera y se dejen atrás los constantes incumplimientos.

Cabello incidió que esta no es la única materia en la que “se observa la inacción y la pasividad del PSOE, pues también se acumulan en Los Pedroches los pagos pendientes por subvenciones destinadas al relevo generacional en la ganadería o a la modernización de explotaciones, a lo que se une la dejadez es asuntos ajenos a lo agropecuario pero vitales para el bienestar de la comarca como son la ley de dependencia o la precariedad en la que se encuentran muchos centros de salud y el Hospital Comarcal”.