El proyecto “El Dehesafío” organizó en el día de ayer una reunión informativa con propietarios de fincas y explotaciones con el objetivo de informar sobre la campaña destinada a reducir la proliferación de gusanos taladradores que se va a iniciar en el contexto de este proyecto. Aunque estos gusanos no causan la muerta de la encina de forma directa, si que contribuyen a minar sus troncos y, por tanto, a crear debilitamiento del árbol contribuyendo indirectamente a su muerte, especialmente en aquellos arboles ya enfermos o sometidos a estrés por sequía, por falta de nutrientes o por excesivo pastoreo y labrado.

Los gusanos, que viven unos tres años dentro del tronco de las encinas, se convierten a principios del verano en adultos, con aspecto entre escarabajo y cucaracha, y durante  solo unas semanas se aparean y ponen huevos que infectan las demás encinas, aprovechando los cortes de las podas o heridas en los árboles. Ante la imposibilidad práctica de actuar sobre las larvas que están dentro de la encina, el tratamiento de estas plagas se centra en el control de los adultos, de forma que se impida que pongan huevos que den origen a nuevos gusanos. El tratamiento es conveniente que continúe durante cuatro años consecutivos para que sea más efectivo.

El proyecto “El Dehesafío” suministrará las trampas y el líquido atrayente y se encargará de la instalación de las mismas, mientras que el propietario será responsable de reponer el líquido que se vaya evaporando y de retirar y contabilizar los adultos capturados.