Los partidos apuran los últimos días de campaña electoral ante la cita con las urnas del próximo domingo. En este contexto, IU ofreció ayer martes un acto público que sirvió para que la formación diera algunas pinceladas sobre la propuesta electoral que oferta a la ciudadanía pozoalbense. El candidato de IU, Miguel Calero, fue el encargado de desgranar parte de esas propuestas y lanzar algunos mensajes fuera de lo programático. El acto también contó con la participación del número 2 de la lista, Máxima Romero, y la diputada provincial de Igualdad, Ana Guijarro

Durante su intervención, el candidato a la alcaldía reivindicó la gestión pública de servicios como el de la limpieza o el ciclo integral del agua y criticó el proceso llevado a cabo durante este último mandato para adjudicar este último servicio por 25 años. Además, abogó por la instauración de unos presupuestos participativos que permitan a la sociedad y al tejido asociativo exponer sus necesidades algo que “vendría a potenciar las asociaciones de vecinos y el asociacionismo”. 

En una campaña caracterizada por la falta de declaraciones cruzadas, Miguel Calero sí fue crítico con algunos candidatos y actitudes. “Hace cuatro años algunos votos de la izquierda se perdieron con la aparición de Pozoblanco en Positivo con gente que buscó el voto progresista y que luego dio el voto para que gobernara la derecha”, apuntó Calero siendo especialmente duro con Modesto Sánchez y Rosario Rossi. “Ahora esas personas se definen de izquierdas y no pasa nada, no hay debate, no hay autocrítica, pero el PP ha gobernado con sus votos”, expuso. 

Del mismo modo, pidió que los partidos rindan cuentas de sus gastos como obliga la ley y aquí puso de nuevo el punto de mira en Pozoblanco en Positivo indicando que “el dinero público que han recibido tiene que ser justificado o devuelto, antes de que se acabe el mandato tienen que decir en qué han empleado los 76.000 euros percibidos del Ayuntamiento”.