¿Has pensado alguna vez en la necesidad de alquilar una oficina para desarrollar tu negocio? ¿Has declinado esa idea por los costes de la operación? ¿Has pensado alguna vez en la necesidad de relacionarte con empresarios con los que establecer sinergías? ¿Sientes “la soledad” de muchos autónomos? ¿Necesitas puntualmente un espacio para mantener reuniones con tus clientes? Si has contestado afirmativamente a todas estas cuestiones, hoy te presentamos una propuesta que puede solucionarte todas estas inquietudes. Hoy visitamos el espacio de coworking ‘La Nao’ que desde hace unas dos semanas ofrece sus servicios en Pozoblanco a todos los empresarios de la comarca de Los Pedroches.

Situado en la Avenida Alcaracejos (frente al Parque de Educación Vial), ‘La Nao’ se abre como un espacio que nace de un concepto muy europeo -algo que se ha conseguido extrapolar al lugar físico- con una zona de miniespacios de trabajo, salas de reuniones o espacios para encuentros con clientes enfocados de una manera más informal, incluso pensados también para los asuetos de la jornada laboral. Si la descripción física aún no te ha centrado y andas perdido en el concepto de coworking piensa que “es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual para desarrollar sus proyectos profesionales de manera independiente, a la vez que fomentan proyectos conjuntos”.

¿Un poco más centrado? Vamos avanzando. El resto del recorrido, por el espacio y por la idea, lo hacemos de la mano de Miguel González y Rosario Rossi, dos empresarios jóvenes que son el corazón del primer centro coworking de Los Pedroches. “Todo empezó con la idea de rentabilizar el alquiler de un inmueble, darle una vuelta de tuerca y revertir en la sociedad ese local normal al convertirlo en un local de minipuestos de trabajo asequibles tras haber realizado un estudio de mercado y ver que hay mucha gente con potencial trabajando en casa o con un punto de aislamiento laboral. Gente a la que le interesa tener un despacho pero que no pueden hacerlo por motivos económicos, es una posibilidad de unir un tejido empresarial emergente con el que también establecer sinergías. Así nace la idea”, explica González.

Durante estas dos semanas -una primera de puertas abiertas- ya son muchas las personas que se han acercado para interesarse por esta propuesta y ‘comunidad’. Y es que ‘La Nao’ también se convertirá en una comunidad a la que darán forma esos empresarios que sin utilizar el espacio físico quieren beneficiarse de las actividades e iniciativas propuestas desde el espacio. “No es un centro de negocios al uso, es un sitio compartido donde hay distintos profesionales. Lo que tiene también de novedad es que no es solo un espacio físico, sino que a través de la web habrá una plataforma donde los empresarios también podrán relacionarse, empresarios que no quieren hacer uso del espacio físico pero que sí valoran la posibilidad de aprovecharse de los beneficios y a través de una cuota mínima podrán hacerlo”, apunta Rossi.

¿Cómo acceder a ‘La Nao’?

Los empresarios y pymes que deseen ser parte del espacio físico lo podrán hacer ajustándose a unas tarifas que permiten la utilización de todos los servicios a jornada completa (150 euros/mes), a media jornada (90 euros/mes) o con tarifas que se pueden ajustar a las necesidades de cada empresario. “Las tarifas fijas incluyen el uso de la sala de reuniones pero si alguien solo quiere utilizar este lugar puede hacerlo. También hemos establecido bonos por horas, unos bonos que si estás dentro de la comunidad llevarán descuentos”, detalla Rosario Rossi.

El concepto de coworking, sin embargo, no se detiene aquí. El centro coge vida con las actividades que buscan siempre establecer sinergías entre empresarios. “Por un lado, tenemos iniciativas enfocadas a la formación, cursos que permitan reciclarnos, por ejemplo los primeros serán sobre comercio online y otro sobre comercio exterior. Hay gente que se está posesionando en la zona pero cliente está fuera, pues traeremos asesores que nos formen en materia fiscal, en exportaciones, tema de aduanas”, nos cuenta Miguel González. De momento, la idea de los dos impulsores es empezar la semana que viene con el ‘Networking y cervezas’ una idea que pretende reunir a empresarios, “primero de manera general y después por sectores para que de una manera relajada se empiecen a entablar relaciones”.

Ventas cruzadas

Y llegamos aquí a otro de los puntos claves de este concepto. ¿Qué ocurre cuando profesionales de diferentes sectores se unen en un espacio común? Lo lógico y natural es que encuentres a tu lado a alguien que pueda ayudarte en alguna parte de tu negocio que tu no puedes abarcar ya que “traemos un cliente que necesita un abogado, tu puedes buscarlo fuera pero desde aquí te ofrecemos a un compañero aplicará descuentos en sus tarifas por formar parte de la comunidad. Esa es la idea, irnos nutriendo, somos más grande de manera unida”, apostilla González.

A pesar de que la semana de puertas abiertas finalizó, ‘La Nao’ sigue abierta para que quienes deseen acercarse a nuevas posibilidades.