Un mes después del inicio de las obras de la costanilla del Risquillo y su entorno aún permanecen las dudas sobre las actuaciones definitivas que se llevarán a cabo. La polémica surgió a raíz de la posibilidad de variar los elementos más singulares de esta zona emblemática de Pozoblanco -centrados fundamentalmente en el conjunto de peldaños- y así cambiar el aspecto de una zona que entra dentro del patrimonio histórico de la localidad. 

La información ofrecida por el Consistorio hacía hincapié en que las obras se harían “respetando los elementos singulares como son la cruz histórica de granito y el conjunto de peldaños”. Sin embargo, y como se ha sabido posteriormente, el proyecto actual sí contempla variaciones en el conjunto de peldaños lo que ha despertado algunas quejas por la posible pérdida de identidad de este espacio. 

Esas dudas o informaciones contradictorias fueron expuestas por los grupos de la oposición la pasada semana durante el pleno correspondiente al mes de octubre. Unas quejas de falta de información que fueron respondidas por el primer edil, Santiago Cabello, indicando que el proyecto se habría visto en la primera Comisión de Obras del mes de marzo de 2019 y que, efectivamente, se estaba intentado modificar el proyecto inicial para mantener “en la medida de lo posible” esos elementos tal y como se encuentran en la actualidad.

Las explicaciones dadas por Cabello no convencieron a una oposición que siguió afirmando que el proyecto no se había visto en ninguna Comisión de Obras. Lo cierto es que el alcalde precisó que el tema se había tratado fuera del orden del día, algo que justificaría que en el acta de dicha comisión -que puede consultarse en el Portal de Transparencia del Ayuntamiento de Pozoblanco- no contemple ninguna referencia a este proyecto. No aparece en esa primera comisión del mes de marzo de 2019 ni en ningunas de las posteriores, al menos de las publicadas en dicho Portal. 

De momento, el Ayuntamiento no ha dado la versión definitiva sobre el proyecto que se llevará a cabo ya que aún se desconoce si esas modificaciones podrán realizarse. Unas dudas que corroboró el presidente de la Asociación Piedra y Cal, Antonio Morillo, el pasado lunes en declaraciones a Cope Pozoblanco apuntando que se desconocía el proyecto definitivo de actuación sobre esta zona. Algo que también ratificó la semana pasada la portavoz socialista, Rosario Rossi, asegurando en rueda de prensa que “ni los trabajadores conocen lo que se va a hacer definitivamente”.