Esperar y apostar por el diálogo. Esa ha sido la decisión acordada por la Junta de la Mancomunidad esta misma mañana en relación a la respuesta que han obtenido por parte del Ministerio de Fomento ante la petición de reunión que la institución solicitó con su titular, Ana Pastor. La reunión, casi de urgencia, se ha celebrado hoy a las doce y ha comenzado con la intervención del presidente, Juan Díaz, que ha explicado las explicaciones y respuestas que se han obtenido desde el Ministerio.

“Desde el Gabinete de la Ministra se nos dijo que se estaba estudiando el día que nos podía recibir para luego decirnos que habían derivado el tema a la Secretaría General de Transporte”, ha explicado. Díaz ha proseguido explicando que “el jueves a última hora llamaron diciendo que nos iban a recibir y que nos darían fecha y ayer día 14 nos dijeron que habían vuelto a remitir el asunto al Gabinete de la Ministra”.

El presidente de la Mancomunidad no ha dudado en afirmar que esta situación le produjo “molestia” y “ante esta disyuntiva convoco esta reunión”. Una reunión que se ha iniciado con una información de última hora y es que desde el Gabinete de la Ministra se ha vuelto a derivar el tema, en esta ocasión, a Renfe. “Nos han comunicado que los responsables de Renfe quieren una reunión con el subdelegado del Gobierno en Córdoba y nosotros en el territorio”, ha indicado Díaz.

Es decir, que ahora se insta a otra reunión que, según los más optimistas, podría tener lugar esta misma semana y, así han quedado, en exigirlo. Después de plantear la situación, los miembros de la Junta presentes y que lo han estimado oportuno han ido tomando la palabra para dar su opinión. El que más molesto se ha mostrado ante la situación ha sido el alcalde de Villanueva de Córdoba, Francisco Javier Arenas, que ha afirmado que “no espero nada de la reunión con Renfe y tenemos que exigir que nos digan la verdad, simplemente eso”.

Por su parte, el primer edil de Añora, Bartolomé Madrid, ha alegado que “no creo que nos estén mintiendo y creo que lo mejor es llamar al subdelegado y fijar la fecha de la reunión”, una postura en la que han estado de acuerdo otros alcaldes. El alcalde de Pozoblanco, Pablo Carrillo, por su lado ha abogado por “reivindicar la parada en Madrid, independientemente de lo que ocurra”.

La reunión la ha cerrado quien la abrió, Juan Díaz, que ha concretado un acuerdo que pasa por la llamada a la subdelegación y fijar la fecha del encuentro con responsables de Renfe a tres bandas aunque no ha dudado en afirmar que “dejando claro el malestar que existe ante lo que entendemos que es un ninguneo”. Y es que, según el presidente de la Mancomunidad, durante todas las llamadas que se han realizado tres veces al día “hemos hablado con 21 personas diferentes”.