Pedroche volvió a colocar su retina en el pasado, puso el punto de mira en las formas de hacer de otros tiempos y permitió tender puentes entre un ayer que es vital para entender y el concebir el hoy. “Nuestras Tradiciones” se ha convertido a lo largo de los años en una actividad imprescindible para los pedrocheños pero también para el resto de ciudadanos de la comarca.

Cuidada con mimo y mirando por los detalles, “Nuestras Tradiciones” dio espacio en el cercado Cristo tanto a las formas de vida de antaño como a los oficios que durante décadas han marcado la vida de muchos ciudadanos de la comarca de Los Pedroches. Un esfuerzo colectivo por exponer de manera precisa el trabajo de la tierra, del campo o en el que se realizaba en las viviendas.

El papel otorgado tradicionalmente a la mujer también estuvo muy presente y si fue posible ver arar, trillar o cómo se hacía el picón, también lo fue acercarse al mundo de la costura, del encaje de bolillos, ver de cerca como las mujeres de Los Pedroches mantienen vivas unas tradiciones que en el día de ayer se pudieron presenciar, casi tocar.

No faltó la música ni la gastronomía en una cita que congregó a decenas de personas que supieron valorar el inmenso trabajo que hay detrás de “Nuestras Tradiciones” y que se extiende a cada escena de principio a fin.