En una semana donde se habló, y mucho, de la necesidad de hacer comarca, “Nuestras Tradiciones” de Pedroche se pronunció alto y claro de los pasos que hay que seguir para aunar a la comarca bajo una propuesta que se adentra en nuestras raíces y que pone de manifiesto la importancia de un pasado que nos ha permitido evolucionar. Mirar de reojo, y no tan de pasada, a ese pasado es vital para saber quiénes somos y para sentirnos orgullosos de lo que fuimos.

La sexta edición de “Nuestras Tradiciones” se convirtió en todo un éxito de organización y de participación. Miles de ciudadanos de Pedroche, de la comarca y de fuera de ella quisieron ser partícipes de esta forma de conocer la vida que nuestros padres y abuelos vivieron, otras formas de hacer, vivir y trabajar. La acogida fue la mejor recompensa para una organización que se implica al máximo y que ha desarrollado un gran esfuerzo porque “trabajamos sobre una infraestructura que no está hecha, que hay que adaptarla a aquellos tiempo y luego contamos con las inclemencias del tiempo, pero la respuesta del pueblo es muy buena”, nos contó Loli Rubio, responsable de la organización.

El Cercado Cristo, al lado de la ermita de Piedrasanta, se convirtió en una auténtica máquina del tiempo. Desde las once de la mañana quien se acercó hasta allí comenzó a vivir en otra época. Nada más llegar arrancó la jornada laboral, cada uno a sus tareas. Los niños y niñas con los profesores a una escuela “bendecida” por dos fotografías a las que había que rendir pleitesía, la de Franco y la de José Antonio Primo de Rivera. Casi nada.

Padres, madres, abuelos y abuelas también se sumieron en sus faenas, en las del campo y en las de la “choza”. Arar, segar, lavar, esquilar… Y nada mejor que saber, aunque fuera por unos minutos, lo que implicaban aquellas faenas que las de realizarlas uno mismo. El público pudo participar convirtiéndose en trabajadores del campo por un día.

Arte vs trabajo

Intentado mitigar el calor, que a sus 83 años se convierte en todo un lastre, Fernando Rubio espera a la sombra de un árbol a que le llegue su momento. Empezó a esquilar ovejas a los cuarenta años y ahora participa en esta actividad “porque me lo piden, para colaborar y también porque me gusta”. Hablar con él es hablar del pasado, de un trabajo que más que trabajo es “todo un arte” y es que al contrario de lo que solemos pensar “el trabajo del campo tiene mucho que enseñar, te tiras toda la vida y todavía tienes cosas que aprender”.

Dejando a Fernando mirando a las ovejas que pasarán por sus manos, nos vamos hasta la zona donde el picapedrero enseña otro “arte”, una de las novedades de este año. Tomamos respiro y nos vamos a conocer las tareas de “ellas”, entre pucheros al fuego hay que sacar tiempo para lavar la ropa con el agua que se extrae con el faldajo. De vuelta al campo vemos a los que siegan, a los que aran y nos quedamos de piedra con la trilla, que este año pone el punto y final aumentando el número de mulos y yeguas a ocho.

Llega el momento de reponer fuerzas con unas suculentas migas que aparecen con las viandas de la matanza. Ayudan para dar el último viaje a ese pasado a través de los cuarenta y seis stands que este año dan vida a esta iniciativa, casi duplicando los de la edición anterior. Aquí volvemos a saborear la cocina casera, vemos remover los ingredientes para realizar un gazpacho como el de antes, nos adentramos en el laborioso proceso del encaje de bolillos, admiramos a quien realiza auténticas obras de arte de mimbre y seguimos admirando a quien se empeña en que todo eso no caiga en el olvido.

Al final de la jornada, bajo la música de la agrupación Gachera de Pedroche, una se para a reflexionar y llega a la conclusión de que la iniciativa de “Nuestras Tradiciones” es todo un tributo a ellos, a nuestros mayores. Mires por donde mires hoy se sienten protagonistas, sabedores de que hoy son ellos los que enseñan a una sociedad que en muchos momentos y de muchas maneras los ha apartado. Es su día y también uno bueno para que los más jóvenes nos demos cuenta de su aportación no solo a nuestro pasado, sino también a nuestro hoy y a nuestro mañana.

 

NO TE PIERDAS NUESTRA GALERÍA DE FOTOS