Santiago Cabello ya es alcalde de Pozoblanco, a mitad de la legislatura, tal y como marcaba el pacto suscrito entre PP y Pozoblanco en Positivo (Pe+). El pleno de investidura transcurrió en la más absoluta normalidad y los votos de los populares (5) y los de Pe+ (4) marcaron la mayoría absoluta necesaria para que se produjera el relevo al frente del Ayuntamiento pozoalbense. Después de las correspondientes votaciones, donde tan sólo Benito García renunció a su candidatura, Santiago Cabello prometió y juró el cargo y recibió de manos de Eduardo Lucena, presidente en el día de hoy, el bastón de mando.

Como suele ser habitual, el pleno de investidura también dio la posibilidad de escuchar las primeras palabras como alcalde de Santiago Cabello y también de los miembros de la oposición, aunque a diferencia del pleno de inicio de legislatura estos discursos estuvieron marcados por lo acontecido a lo largo de estos dos años. Por ello, podría decirse que el político popular optó por una línea continuista desgranando acciones e iniciativas de gobierno de las que la ciudadanía ya tiene constancia.

Es decir, que Cabello destacó que apostará por el desarrollo económico a través de la legalización del suelo industrial existente en la localidad y también con la puesta en marcha del nuevo polígono presentado hace unas semanas. Tiró también del plan plurianual para establecer la línea de inversiones que se seguirá, centrándose más en la revitalización del comercio local y del centro que podría venir a significar la remodelación del Mercado de Abastos, además del apoyo a empresarios.

En el turno de la oposición esos dos años pesaron bastante más y los líderes de la oposición realizaron un discurso más duro centrándose en la gestión de este tiempo. Así, José María Moyano (Cambiemos Pozoblanco) se dirigió a Cabello para decirle que “ya no es el portavoz del PP, es el alcalde de Pozoblanco y mucho tiene que mejorar para estar al nivel. Espero que cambie su falta de puntualidad, de rigor, de falta a la verdad porque si continúa con sus meteduras de pata será un problema para Pozoblanco”. Por su parte, Benito García (CDeI) le dio la enhorabuena y le pidió que tuviera un talante diferente al “mostrado por el alcalde saliente” y es que el discurso de García se centró en la figura de Pozuelo y en su balance de gestión que desmenuzó para poner en duda.

Por último, Auxiliadora Pozuelo (PSOE), alegó de nuevo el que la suya fue la formación política más votada en las últimas elecciones y criticó el que llamó “juego de tronos” por el cambio de alcaldía a los dos años, algo que originó el murmullo de la sala ya que el PSOE en la anterior legislatura utilizó la misma fórmula aunque que no llegó a cumplirse. Falta de transparencia, de información y de participación fueron otras de las acusaciones que realizó la portavoz en su discurso.

Gran respaldo del PP

La sesión de investidura fue seguida en directo por un gran número de ciudadanos y también de representantes políticos donde, por goleada, han ganado los populares. El recién elegido presidente del PP Córdoba, Adolfo Molina, encabezó una comitiva que también contó con la presencia de alcaldes de la comarca de Los Pedroches.