UGT ha emitido un comunicado de prensa en el que hace pública la “crítica situación laboral” que se está produciendo en la cafetería del Hospital Valle de los Pedroches de Pozoblanco. Juan Martínez, responsable de acción sindical de la Federación de Servicios de UGT en Córdoba (FeSMC UGT Córdoba) explica que la empresa de Julián Hidalgo Pérez, a la que la Junta de Andalucía tiene concedida de la explotación de la Cafetería de este centro, “lleva años incumpliendo sus obligaciones laborales con los trabajadores, lo que ha provocado que desde el sindicato hayan planteado varios conflictos colectivos, denuncias a la inspección de trabajo y mantenido innumerables reuniones tanto con la dirección de la empresa como con responsables de la Administración”.

Según Martínez, las primeras denuncias de la UGT incluían no sólo impago de salarios, sino temas tan graves como que, incluso, había empleados que trabajaban sin estar dados de alta. “A lo largo del tiempo se han ido solucionando algunos de estos problemas, esencialmente los que podían llegar a calificarse como delito, sin embargo la empresa sigue retrasándose en el pago de los salarios, incumpliendo la Ley y los acuerdos alcanzados en el servicio de mediación de la Junta de Andalucía”, apunta el sindicato.

“Esta misma empresa era la concesionaria del servicio de cafetería del Hospital de Peñarroya, concesión que le fue retirada por motivos similares a estos”, lo que lleva a Martínez a señalar que “no se sabe por qué, parece que en el Hospital Valle de los Pedroches esta empresa tiene garantizada la continuidad, independientemente de los incumplimientos que lleguen a producirse”.

“Este mes de agosto ha sido un verdadero caos”, dice Martínez. “Además de los retrasos en el pago de las nóminas, la empresa ha obligado a todos los trabajadores de la cafetería a coger sus vacaciones, cubriendo el servicio con empleados de la concesión que este mismo empresario tiene en la cafetería del IMIBIC en Córdoba. Esto no sólo ha supuesto que estos trabajadores hayan tenido que realizar importantes desplazamientos, sino que el servicio se ha resentido sensiblemente, lo que, unido a una importante subida de precios que se ha realizado en agosto, ha provocado que prácticamente ningún usuario haga uso actualmente de esta cafetería”, aseguran desde el sindicato.

Martínez incide en que se trata de una concesión de la Junta de Andalucía, que debería dar servicio a los usuarios de un centro público. “Actualmente existen quejas por parte de los usuarios y de los propios médicos del centro, referentes a diversos temas tales como falta de personal, colas en las cajas, mesas sin recoger, etc… Desde UGT en diversas ocasiones hemos denunciado ante la Junta de Andalucía los problemas laborales que se están dando, tanto a la dirección del centro como a la propia delegada de la Junta de Andalucía, sin que, lamentablemente, hayamos visto que se tomen las medidas necesarias para su resolución”.