La segunda edición de la actividad “Todos los caminos conducen a la Virgen de Luna” organizada por la Cofradía de Pozoblanco, con la colaboración de varios colectivos de la localidad, volvió en el día de ayer a ser un éxito reuniendo a unas 400 personas que se sumaron a las diferentes actividades deportivas preparadas. A caballo, corriendo, andando o en bicicleta, todos los asistentes finalizaron alrededor del Santuario de La Jara con una ofrenda floral a la Virgen de Luna.

 

Antes de llegar a ese punto, los que optaron por hacer el recorrido en bici completaron una ruta de 60 kilómetros, frente a los 15 que realizaron el nutrido grupo del Club Maratón que cubrió la distancia entre Pozoblanco y el Santuario corriendo. Un poco más tarde, a las diez de la mañana se reunían en el Santuario miembros del Club Senderismo Los Pedroches y del Club Baloncesto Pozoblanco para comenzar una ruta de algo más de seis kilómetros. También el mundo del caballo estuvo representado con la ruta marcada desde el Club Hípico.

Después de cumplir con las rutas establecidas, todos los deportistas y ciudadanos que quisieron sumarse a la iniciativa se reunieron y visitaron a la Virgen de Luna después de una ofrenda floral. Con un tiempo propio de la primavera, fueron muchos los que aprovecharon para alargar la estancia y disfrutar de un día de convivencia del que disfrutaron niños y mayores. Además, todos los participantes realizaron una inscripción de 2 euros que irá destinada a fines sociales.