La Asociación de Empresarios de la Comarca de Los Pedroches (ADECO) “revolucionó” el final de año tan tranquilo al que estábamos asistiendo en Pozoblanco con un escrito hecho público en el que piden la reunión de la Mesa de Desarrollo Local del municipio para debatir las consecuencias de la salida de Pozoblanco de la Mancomunidad. El escrito no habría pasado de ahí y probablemente tan sólo hubiera quedado en una anécdota y en dar la razón a los que piensan que la constitución de mesas, visto lo que se convocan, tampoco sirve de mucho. Pero hubo dos aspectos que elevaron la repercusión del escrito, el primero la afirmación que se hace desde la asociación al asegurar que “desde el sector empresarial hemos comenzado a detectar las repercusiones que conlleva esta decisión”. El segundo, las respuestas de algunos concejales y la forma en la que se produjeron.

La primera de esas respuesta llegó desde la cuenta de Twitter del alcalde de Pozoblanco, Emiliano Pozuelo, indicando que “me parece que alguien se ha equivocado de día y está celebrando hoy el Día de Los Santos Inocentes al decir que el comercio local está notando no sé qué cosas cuando está el pueblo hasta arriba de gente y los comercios a tope. Lo que nos quedará por ver…”. Una respuesta que era una clara alusión al escrito registrado en el Ayuntamiento desde ADECO y que reafirmó posteriormente en su perfil de Facebook con fotos de la calle Mayor llena de gente.

Esta contestación del alcalde fue aludida por la misma vía, es decir, por las redes sociales por algún empresario de la localidad que pidió al primer edil que no aprovechara cuando la gente está en la calle, lógico en estas fechas, y pusiera más la vista en la situación por la que atraviesa el comercio local. Fue en este momento cuando entró en acción otro concejal del lado de Pozoblanco en Positivo, Modesto Sánchez, que ya reconoció en alguna ocasión que su rapidez para teclear y escribir en las redes sociales le había costado algún tirón de orejas. Sánchez desde su perfil personal de la mencionada red social catalogó el comunicado de ADECO de “mamarrachada”, una opinión vertida en unos términos cuanto menos mejorables para un concejal.

Demuestran tanto el primer alcalde como el concejal mencionado tener la piel demasiado fina para recibir las críticas. Decía Modesto Sánchez en la rueda de prensa de balance del primer año de Pe+ que jamás a nadie se le había mirado con una lupa tan fina como a ellos. Por aquel entonces rebatí esa opinión porque hace tiempo que un equipo de gobierno no cuenta con un viento tan favorable y con tan pocas corrientes críticas con las que capear -de eso igual hay que hablar otro día-. Esas situaciones no suelen ser buenas porque luego a la mínima crítica hay quien se revuelve y no suele cuidar las formas.

Podemos entrar a debatir el contenido del comunicado de ADECO, poner en duda que la salida de Pozoblanco de la Mancomunidad, que hasta ahora es mediática más que efectiva porque hemos vuelto a pasar por caja, pueda influir en el comercio local, pero estaría bien hacerlo con argumentos no aprovechando fotos que poco o nada dicen y mucho menos catalogando un comunicado de “mamarrachada”. Hubiera sido más fácil convocar la Mesa de Desarrollo Local y en ese ámbito que unos y otros expusieran esos argumentos, más que nada por “sentido común”.

¿Se imaginan que esas entradas en redes sociales las hubiera escrito en su día, por ejemplo, Pablo Carrillo? Al día siguiente hubiéramos tenido una rueda de prensa del entonces PA o cuanto menos un comunicado exigiendo vaya usted a saber qué. En el último pleno, José María Moyano dijo una frase que podría ilustrar algunas de las cosas que están pasando en este municipio cuando afirmó que “en Pozoblanco ha dejado de importar qué se hace y tan sólo importa quién lo hace”.