Sabiéndose equipo de Primera Nacional, el Club Balonmano Pozoblanco disputó el que fue su último partido de la temporada 2013-2014 y en el que no se jugó nada más allá de ganar delante de su afición. Se fue ganando el conjunto adiestrado por Miguel Ángel Moriana tras imponerse al Balonmano Chapela en un encuentro igualado de principio a fin que los locales no remataron hasta los últimos compases. Una contienda complicada para ambas escuadras, que lejos de lo que pase en los despachos, ya no son de Plata. 

El partido entre los dos equipos descendidos a Primera Nacional no tuvo más historia que la de jugarse el ganar uno de los choques de la fase, una contienda que ninguno hubiera querido disputar. Empezó ganando el conjunto de Pontevedra con el 1-3 que ya campeaba en el marcador en el minuto cuatro y medio, momento en el que Ángel Povedano se convirtió en el primer jugador excluido, aunque las fuerzas se igualaron pronto tras los dos minutos señalados a Ángel Martínez. Ambos equipos se decantaron por defensas 6-0 que no fueron muy agresivas, de ahí el intercambio de goles continuo que hubo. 

El cuadro blanquillo salió con Agus Casado en la posición de central y el jugador, que el año que viene estará en la Asobal, se convirtió en el máximo anotador de los suyos con 5 tantos, cuatro de ellos desde la línea de siete metros. El partido pareció romperse después del minuto 10 cuando los locales gozaron de una doble superioridad, que trajo consigo también el primer tiempo muerto de Francisco Teixeira. Con dos hombres más, los de Moriana consiguieron un parcial de 3-0 y se fueron en el marcador 10-7, consiguiendo la máxima renta hasta el momento a su favor.

Hubo tiempo también para los cambios, ya que el técnico de los vallesanos dio entrada a Juande Linares y a Víctor González, que entró por un Sincich que tocó una bola en los 18 minutos que jugó. A pesar de ese pequeño respiro, el Pozoblanco fue preso de sus errores y de los cinco minutos que estuvo sin marcar por lo que el Chapela aprovechó para devolverle el parcial a favor y el 0-2 acercó a los gallegos. Adrián Santamaría sustituyó entonces a Agus Casado en la posición de central y los locales siguieron sin encontrar facilidad para marcar lo que acabó por aprovechar su rival que se marchó ganando 15-16 al descanso.

Arranca la segunda parte

Con idéntico guión arrancó una segunda parte en la que el Pozoblanco empató a 17 antes de haber disputado los primeros cinco minutos de la misma y se puso uno arriba un minuto después, tras lo que el técnico de los visitantes volvió a parar el partido con un tiempo muerto. Sin nada en juego, lo más interesante fueron algunas de las controvertidas decisiones tomadas por la pareja de colegiados que, sobre todo, indignaron al cuadro visitante. La segunda exclusión de Iago Cuadrado fue una de ellas, pero los gallegos consiguieron anotar en inferioridad y anotarse esos dos minutos con un parcial de 0-1 que les bastó para empatar (20-20).

Volvió a parecer que el Pozoblanco iba a ser capaz de romper el partido cuando consiguió dos goles de renta, pero la segunda exclusión de Ángel Povedano cambió la dinámica y el Chapela volvió a acercarse, incluso jugando en inferioridad. Con 25-25 y a nueve para el final, Miguel Ángel Moriana solicitó el primer tiempo muerto. Siguió empeñado en complicarse la vida el Pozoblanco y de poder tener tres arriba, nuevamente, pasó a disputar los últimos cinco minutos con tan solo un tanto de diferencia con su rival. Por fin, a tres para el final un tanto de Nacho del Castillo pareció abrir ya el marcador de manera definitiva para los locales (29-26) que inclinaba la balanza a favor de un equipo que ya no falló y se llevó este partido “del honor”.

 

FICHA TÉCNICA: 

28.- CLUB BALONMANO POZOBLANCO: Federico Sincich, Nacho del Castillo (7), Alberto Requena, Julián Portero (3), Agus Casado (9, 7p), Ángel Povedano (3) y Paco Bustos (4) -siete inicial-, Víctor González (p.s.), Juande Linares (1) y Adrián Santamaría (2)

26.- CASTRO CONSTRUCCIONES BALONMANO CHAPELA: Toño Lafuente, Chema Cid (9, 3p), Quique Fernández (3), Ángel Martínez, Iago Cuadrado (3), Pablo Vidal (4) y Pablo Casal (5) -siete inicial-, Pablo Domínguez (p.s.), Óscar Silva (3), Rubén Gómez, Marco Fernández, Adrián Blanco y Fabián González.

ÁRBITROS: Amigo Plaza y Espadas García, de Castilla La Mancha. Excluyeron a los locales Ángel Povedano (2) y Agus Casado; y a los visitantes Ángel Martínez (2), Iago Cuadrado (2) y Fabián González.

PARCIALES CADA CINCO MINUTOS: 1-3, 5-5, 10-8, 13-11, 13-13, 15-16 (descanso), 17-17, 19-19, 22-20, 25-24, 27-25 y 29-27.

INCIDENCIAS: Último partido de la fase de descenso de División de Honor Plata disputado en el Juan Sepúlveda de Pozoblanco ante unos 150 espectadores.